Para celebrar el Día Mundial de los Océanos( el pasado día 8), Oceana presentó cuatro sencillas acciones que permiten a los ciudadanos de a pie contribuir en la protección de los océanos.

Las acciones son el resultado de una colaboración en curso con algunos de los chefs más famosos del mundo -como Joan Roca, jefe de cocina del restaurante El Celler de Can Roca, que ha recibido recientemente el premio World’s Best Restaurant 2015- que han ayudado a Oceana a realizar esta lista.

Muchas de las acciones se han extraído del libro publicado por Oceana y aclamado por la crítica, La proteína perfecta (Amazon.com lo lanzó ayer en exclusiva una nueva edición digital/Kindle en inglés, español y portugués). El libro explica cómo se puede transformar la pesca comercial hacia prácticas sostenibles que nos beneficien a todos, e incluye también recetas de pescado sostenible de cuarenta de los mejores cocineros del mundo.

«Los chefs son importantes modelos de comportamientos culinarios y ejercen una influencia clave en lo que comemos
«, explica Lasse Gustavsson, director ejecutivo de Oceana en Europa. «Estamos encantados de que tantos chefs de los mejores del mundo hayan reconocido la importancia de esta campaña y estén ayudando a concienciar al público sobre el estado en que se encuentran los océanos y de que entre todos somos capaces de cambiar las cosas, ya que nuestras opciones alimentarias de hoy influyen directamente en el estado de nuestros océanos. Escogiendo comer pescado sostenible, todos podemos contribuir a salvar los océanos y alimentar al mundo. Además, el pescado es delicioso y tiene beneficios para la salud sobradamente demostrados«.

Las cuatro cosas que puedes hacer para ayudar a salvar los océanos y alimentar al mundo son:

1. Comer pescado pequeño
– No alevines, sino peces que son pequeños en la fase adulta.
– Los mejores ejemplos son las sardinas, los boquerones, los arenques, los espadines y las caballas.
– Por lo general las especies pequeñas son más sostenibles.
– Contienen una mayor proporción de omega 3 por peso.
– Los peces más grandes y con menos espinas, como el pez espada y el atún, tienden a ser más longevos y a acumular toxinas, especialmente mercurio, mientras que los peces pequeños de corta vida contienen cantidades insignificantes.

2. Comer pescado local  

Europa ha puesto en marcha medidas para regenerar las pesquerías europeas aplicando la Política Pesquera Común, de modo que si compras pescado local, lo más probable es que su pesca se haya gestionado bien o incluso a la perfección.

3. Elige pescado salvaje y evita el de piscifactoría    
– El principal problema de sostenibilidad del pescado de piscifactoría es el siguiente: si el pescado es carnívoro, p. ej. el salmón, come otros peces salvajes en forma de gránulos de pescado procesado. Lo que significa que cuando comes salmón, estás comiendo también pescado salvaje al mismo tiempo. La cantidad de pescado necesario para engordar a un salmón hasta alcanzar la talla de mercado varía en los distintos lugares del mundo, pero, aunque resulta asombroso, se pueden llegar a necesitar diez kilos de pescado salvaje para conseguir un kilo de salmón.
– La única excepción es el marisco, como las almejas, los mejillones o las ostras.

4. No comas gambas o langostinos     
La cría de langostinos suele conllevar la destrucción de hábitats costeros como los manglares, que de otra forma serían zonas de cría naturales de peces salvajes. Los langostinos salvajes también son problemáticos, pues los pescan con redes muy finas que capturan de paso muchas más cosas. Por cada kilo de langostinos que se pesca con red, se recogen entre 3 y 5 kilos de captura acesoria.

Oceana está trabajando para restaurar la biodiversidad y la abundancia de los océanos del mundo para que puedan apoyar mejor a una población mundial que se estima que aumente de los 7.000 millones actuales a 9.000 millones de personas para 2050. Una vertiente de su trabajo consiste en educar a las personas sobre los peces forrajeros: especies pequeñas como los boquerones o las sardinas que se suelen usar para alimento piscícola pero que podrían proporcionar millones de toneladas adicionales de proteínas saludables y deliciosas para alimentar a las personas hambrientas, si las comieran directamente.

Los principales chefs que se han sumado a la campaña son: Grant Achatz (Alinea, EEUU); Gastón Acurio (Astrid y Gastón, Perú); Ferran Adrià (Fundación El Bulli, España); Andoni Luiz Aduriz (Mugaritz, España); Juan Mari y Elena Arzak (Arzak, España); Alex Atala (D.O.M., Brasil); Massimo Bottura (Osteria Francescana, Italia); José Luis González (Gallery Vask, Filipinas); Brett Graham (The Ledbury, Reino Unido); Rodolfo Guzmán (Boragó, Chile); Daniel Humm (Eleven Madison Park, EEUU); Normand Laprise (Toqué, Canadá); Enrique Olvera (Pujol, México); René Redzepi (Noma, Dinamarca); Heinz Reitbauer (Steirereck, Austria); Joan Roca (El Celler de Can Roca, España); Pedro Subijana (Akelare, España); Joachim Wissler (Vendôme, Alemania); Ashley Palmer-Watts (Dinner by Heston Blumenthal, Reino Unido).

 

Fuente: www.bajoelagua.com