¿Es posible bucear en silla de ruedas? Mikel Bidaurre, navarro de 29 años responde a esta pregunta lanzándose al mar con su silla de ruedas para demostrar que «se puede llegar lejos incluso con silla» porque «la discapacidad se lleva en el culo y no en la cabeza». Unas palabras que repite justo antes de sumergirse en las aguas del Cantábrico y dibujar con sus dedos la señal de «ok». La experiencia se recoge en el video «El desafío de Mikel, bucear en silla de ruedas», realizado gracias a Buceo Mistral, empresa que quiere abrir la actividad al colectivo de la discapacidad, el fotógrafo de Diario de Navarra, Ivan Benítez y COCEMFE Navarra, federación de discapacidad física y orgánica.

La experiencia tuvo lugar frente la cala de los Frailes, en la localidad guipuzcoana de Hondarribia. Pero la historia de superación de Mikel comienza mucho antes, en 2008. Mikel tenía 24 años y participaba en el Premio de Miguel Indurain de manera voluntaria como «enlace» para controlar los cruces en la carrera. Un coche les golpeó por un lateral El impacto le provocó una lesión medular: se puede poner de pie pero no caminar.

«La imagen de bucear con la silla de ruedas es un recurso para concienciar. Lo que se busca es el efecto contagio. Se pretende visualizar la discapaciadad y enseñar que se puede llegar lejos incluso con silla.

La Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (COCEMFE Navarra) es una organización sin ánimo de lucro que promueve la integración de las personas con discapacidad física y orgánica.

Fuente: http://www.abc.es