Se extiende el uso de pastillas entre el alumnado para afrontar los exámenes.

Se trata de fármacos para el Trastorno de Déficit de Atención y de Hiperactivdad (TDAH) que consumen estudiantes no diagnosticados con el objetivo de conseguir una mayor concentración a la hora de estudiar

Los expertos afirman que una sobredosis de estos medicamentos genera efectos similares a la cocaína.

Muchos estudiantes universitarios recurren a pastillas diagnosticadas para personas con Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) como Concerta, Medikinet o Ritalina que, sin necesitarlas, las toman con el objetivo de tener mayor concentración y ser más eficaces al estudiar. “Sin embargo, no se plantean si los beneficios que puede suponer para los exámenes compensan los riesgos sanitarios a los que son expuestos”, explica Arantza Viamonte, farmacéutica adjunta del Centro de Información de Medicamentos del Colegio Oficial de Farmacéuticos (COF) de Navarra.

Fuente: http://www.noticiasdenavarra.com/