Es importante señalar que no todo el mundo puede ser propietario de un Pitbull, como sucede con otras razas potencialmente peligrosas.

El pitbull se creo en su origen como perro de pelea, por lo que en su selección genética para la cria se potenciaron características como: fuerza, resistencia al dolor, dominancia, agilidad, etc.  Es un perro, por tanto, muy dominante, con su propietario, pero sobretodo con otros perros. Debido a estas características el propietario ideal debería:

– Ser un propietario con experiencia, es decir que el pitbull no sea su primer perro adoptado o adquirido.

– Ser un  propietario que entienda de psicología canina, debido a que está raza es muy dominante, el dueño deberá saber jerarquizar y educarle para que sea un perro equilibrado.

– Ser un propietario con conocimientos de psicología canina, para saber educarlo, socializarlo, darle una rutina de ejercicio físico diario y dedicarle tiempo.

El pitbull es una raza increíble, muy afectuoso con su familia y algo desconfiado con los extraños, por lo que necesita una buena socialización con personas y con otros perros. Si decides adoptar un pitbull, debes cumplir con la normativa comunitaria, obtener tu licencia, seguro de responsabilidad civil y registrarlo en el Libro de registro de animales potencialmente peligrosos del ayuntamiento, abonando la tasa correspondiente.

En Centro Médico Sancho el Fuerte, podrás obtener o renovar tu licencia, tras realizar un reconocimiento médico y unos tests de aptitud perceptivo-motora y psicológica y tendrá una vigencia de cuatro años.

 

Fuente: www.encantadordeperros.es